No es extraño que un bien inmueble tenga varios propietarios,  y tampoco lo es que, una vez constituida la copropiedad, surjan serias dudas acerca de su administración, uso y disposición como, por ejemplo,  si puede un copropietario arrendar el local o vivienda sin permiso del resto, si es posible la alteración de la cosa común…