A comienzos del 2007, la estrategia comercial y financiera de las grandes entidades bancarias de nuestro país tuvo que adaptarse a las nuevas circunstancias tras los primeros datos estadísticos que pronosticaban la crisis económica. Las previsiones financieras para ese año auguraban un descenso de los ingresos de la banca y un aumento de la morosidad…