Nos encontramos en el supuesto de un trabajador por cuenta ajena, al cual se le plantea la duda de prestar servicios de manera puntual y esporádica. Pues bien, se cree, en la idea de que el límite máximo a facturar sin estar dado de alta, es de 3.000 euros, esto es un mito que circula…