Las tarjetas revolving suponen un medio a través del cual materializar un crédito al consumo, con el fin de: Adquirir bienes o servicios, financiados por medio de préstamo, pago aplazado, etc. Disponer de efectivo hasta el importe máximo que determine la entidad financiera. Esta disposición dineraria deberá ser devuelta por el cliente, con los intereses…